Buscar
  • Revista GEFAO

Refacciones y tecnología Industrial Azteca

EL SINNÚMERO DE pequeñas piezas labradas en piedra dura, cristal de roca y metales que se exhiben en los museos nacionales y en el extranjero, nos deja entrever la existencia de una tecnología avanzada en la época del Magno Imperio Azteca, ya que esta serie de objetos, han sido señalados como simples adornos, más parecen piezas o refacciones de algún tipo de maquinaria. Al respecto, algunos investigadores consideran que los Aztecas ocultaron, el posible, conocimiento de una ciencia avanzada, utilizando el extraño arte de estilizar los temas, hasta hacerlos irreconocibles y convertirlos en una decoración abstracta, como ocurrió en China pre budista de las dinastías Zhang, Chou y Huia: ¿Pero realmente fue para ocultarla? o son nuestros conceptos occidentalizados los que no nos permiten que podamos leer esos mensajes. El autor de la obra «La Tierra del Tule», en relación a dichas piezas, explica: «He incluido, además de las tres formas básicas -yugos, hachas y palmas-, otras formas tales como anillos de piedra, piedras curvadas, plumas de piedra y los enigmáticos candados de piedras que parecieran utensilios funcionales con propósitos desconocidos o réplicas en piedra de algunas piezas de maquinarias modernas. Agrega que los yugos de piedra están hechos generalmente de piedra dura y de grano fino, referentemente de color verde, magistralmente trabajadas siempre y muy bien pulidas excepto en la parte de abajo. Técnicamente pueden encontrarse entre los ejemplos más avanzados del arte de los antiguos mexicanos. Entre los puntos importantes dados a conocer por el escritor, es que todas estas piezas tienen un mismo tamaño; alrededor de 45 centímetros de largo por 40 de ancho, con una abertura invariable de16 a 18 centímetros, y sus pesos, de acuerdo con la piedra con que fueron hechos, varía entre 20 y 30 kilogramos. Esto nos lleva a pensar que todos esos objetos fueron hechos en serie y con aparatos de precisión. Quizás lo anterior nos parezca un tanto increíble, pero las piezas mencionadas existen y se exhiben en los diversos museos, por ejemplo, los investigadores de nuestra revista GEFAO encontraron en exhibición en el museo del Templo Mayor una broca de piedra dura, lo cual nos permite afirmar, que si nuestros antiguos mexicanos sabían fabricar una broca, es porque tenían un aparato para poderla utilizar. Es cierto que muchos de nuestros historiadores, al igual que los comentaristas, al no encontrar una explicación del uso de estas piezas, se concretaron a decir que eran orejeras o narigueras, y respecto a los yugos, hachas y palmas, han especulado que fueron objetos conmemorativos de las hazañas de los héroes u objetos de gran valor, símbolos de poder y dignidad. Sin embargo, en el idioma Náhuatl existen las palabras de diversas herramientas, por ejemplo: Tlamamaliualoni, significa taladro o berbiquí; quauhxoxotlani, serrucho; quauhilacatztli, tornillo a presión; tlamacazanoni, escuadra, utensilio para dibujar; tlamacazcopinaloni, garlopa; tlaolololi, torno para hilar y tlaoctacaliloni, balanza para pesar. En base a varios investigadores, como el escritor Juan Luna Cárdenas, podríamos afirmar que estas piezas formaron parte de las máquinas para la industria textil, para las rotativas y para otros aparatos. Esta comprobado que los antiguos mexicanos manejaron el uso de diversos metales, así como también diversos tipos de soldadura, entre estas la soldadura autógena, pero también tuvieron un amplio conocimiento del uso tecnológico de la piedra. Para una mejor comprensión de este interesantísimo estudio, hemos puesto la fotografía de dos publicidades de empresas industriales; en donde se exhiben las refacciones que venden para maquinaria moderna. Y hemos colocado las piezas arqueológicas de nuestro Magno Imperio Mexicano, y que actualmente se exhiben en los diversos museos. Esto lo hemos hecho con la intención de que nuestros distinguidos lectores puedan observar la similitud que existe en ambos, podríamos decir, catálogos

.

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo